Cristina Cuerno: "La nueva normativa europea de drones simplificará las actividades de las startups y las dotará de mayor estabilidad"

08/02/2021 10:13:00

Cristina Cuerno: "La nueva normativa europea de drones simplificará las actividades de las startups y las dotará de mayor estabilidad"

Cristina Cuerno Rejado es Catedrática de Universidad del área de conocimiento de Ingeniería Aeroespacial y especialista en aeronaves y vehículos espaciales. Tras treinta años de trayectoria dedicados a la investigación y la docencia en el área, es la primera mujer en dirigir la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio (ETSIAE) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Desde BFAero hablamos con ella como experta sobre la nueva normativa europea de drones y otras cuestiones de interés para el sector.

En primer lugar, para situarnos, ¿de qué magnitud hablamos cuando nos referimos al sector de los drones en España? ¿Hay cifras de operadores, empresas o número de pilotos afectados por esta nueva legislación?

El sector de los drones en España ya tiene un tamaño relevante, a pesar de su novedad, y las cifras hablan por sí solas. Según datos de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, AESA, estamos hablando, en el marco de esta nueva norma, del orden de 7800 operadores registrados, y más de 3000 certificados de pilotos, lo cual nos da una idea del auge que va tomando este campo.

¿Cree que España se ha enganchado a tiempo a las oportunidades que nos ofrece el sector de los vehículos no tripulados? ¿Cuál es nuestra situación con respecto al resto de Europa?

Por supuesto. España tiene un altísimo nivel de desarrollo de su industria aeroespacial y es un lugar ideal por su economía, infraestructuras, geografía y climatología como para poder desarrollar las enormes capacidades que ofrecen los drones en misiones comerciales, civiles y militares. Además, España fue pionera en Europa con los primeros desarrollos de las normas nacionales, ha sido un actor fundamental en la preparación del nuevo marco normativo europeo y va a ser un Estado clave en la puesta en marcha de esta nueva norma.

Según su punto de vista, ¿qué es lo más importante que aporta esta nueva normativa al sector?

La capacidad de adaptar la normativa a las necesidades de un mercado en desarrollo permitiendo que este mercado vaya creciendo y alcanzando objetivos cada vez más ambiciosos, sin efectuar restricciones innecesarias y garantizando la seguridad aérea. El concepto de regulación proporcional al riesgo de las operaciones será la clave del éxito.

¿Cree que la nueva legislación europea es lo suficientemente flexible como para permitir el crecimiento y desarrollo necesario del sector de los UAV?

Sí, creo que es una normativa que se ha creado con la vista puesta en el futuro y para permitir el desarrollo de este sector. En la categoría de menor riesgo, los requisitos son muy flexibles. En la categoría específica, de mayor riesgo, la normativa permite ir introduciendo paulatinamente nuevos escenarios operacionales a medida que las operaciones lo vayan demandando. Por último, en la categoría certificada, la de riesgo más elevado, la normativa aún no está disponible, porque se está desarrollando y para las operaciones que va a regular aún no se dispone de las condiciones tecnológicas para abordarse completamente. Por todo esto podemos afirmar que se está acompasando bastante bien el marco regulatorio con el desarrollo del sector.

En España estamos pendientes también de una normativa complementaria a nivel estatal. ¿Qué es necesario que incluya esa nueva regulación?

El marco europeo en materia de seguridad aérea no abarca todas las posibles operaciones que se pueden realizar y en esos casos la normativa depende de cada Estado miembro. Con anterioridad a la entrada en vigor de este marco común en la UE, España ya ha dispuesto de un marco normativo propio. Ahora este marco nacional se debe adaptar a la nueva normativa europea, prevaleciendo esta en el caso de aquellos aspectos que son competencia de la Agencia Europea de Seguridad Aérea, EASA, y complementando con normativa nacional en aquellos aspectos que son competencia exclusivamente nacional y, por tanto, dependientes de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, AESA.

¿Cuáles cree que son los principales retos del sector en los próximos años?

Desde mi punto de vista, podríamos aglutinar todos los diferentes retos del sector en un enunciado global que sería la integración, con seguridad, de las operaciones con UAS en el espacio aéreo no segregado. Esto supone vencer el reto de la regulación, del desarrollo de nuevas operaciones, del crecimiento del mercado (diseño, fabricación, operación, etc.) y de la aceptación pública, sin detrimento de la seguridad aérea.

¿Es la seguridad lo que más preocupa a la hora de regular en el ámbito de los UAV?

Sí. En el ámbito de las actividades aeroespaciales la seguridad siempre es lo primero ya que es impensable que podamos permitir el desarrollo de nuevas actividades si ello conlleva accidentes/incidentes, que se traducen en daños a las personas y/o a los bienes.

¿Cómo afectan estas nuevas normas al desarrollo de empresas y startups como las que acoge la Civil UAVs Initiative y aceleradoras como BFAero?

Al ser una normativa global, común en todos los Estados miembros de la UE, y llamada a ser un marco regulatorio estable, permite a las empresas y a los emprendedores planificar perfectamente todos los pasos a dar a la hora de desarrollar sus proyectos sin las restricciones ni incertidumbres que tenía el anterior marco regulatorio, lo cual simplifica sus actividades y las dota de mucha mayor estabilidad.

Desde ETSIAE hay un importante compromiso y apoyo a iniciativas como BFAero. ¿Cuál es la visión desde fuera del trabajo que se está realizando desde Galicia en el sector?

Considero que el trabajo de la Civil UAV Initiative de la Xunta de Galicia se percibe con admiración y respeto. No sólo fue una iniciativa innovadora en España, sino que ha demostrado ser robusta y estable en el tiempo, lo cual le dota de una proyección de futuro inmejorable. Este soporte institucional es básico si queremos impulsar el posicionamiento de España en este sector y los resultados que se están obteniendo son tangibles y positivos, y no sólo beneficiosos a nivel de Galicia sino a escala nacional.

¿Cuál cree que debe ser el papel de la Universidad, ahora y en los próximos años, para los retos que tenemos por delante?

El papel de la Universidad no ha cambiado y lo tenemos perfectamente recogido en la Ley Orgánica de Universidades. La universidad tiene un claro compromiso con la generación y transmisión del conocimiento, la docencia, la investigación, y su transferencia a la sociedad en forma de investigación colaborativa con empresas, instituciones y entidades. Lo que cambia es que cada vez es más patente la importancia de todos y cada uno los objetivos que acabo de citar, y no sólo una parte de estos, que es lo que ha venido pasando históricamente. Por ello es que tenemos que seguir trabajando para que la consecución de todos los objetivos se logre al mismo nivel y la sociedad en su conjunto obtenga los máximos beneficios del potencial que suponen las universidades.

Es usted la primera mujer en dirigir la ETSIAE en un sector históricamente masculino y con mayoría aplastante de hombres entre el alumnado universitario. ¿Cómo ve la evolución en cuanto a la participación de las mujeres en este sector de futuro? ¿Dónde cree que está la clave para avanzar en este sentido?

Efectivamente el número de mujeres en el sector de la ingeniería aeroespacial es bajo y lleva estancado desde la década de los noventa; algo que desgraciadamente es común a la mayoría de las ingenierías de la rama mecánica, informática y en las ciencias básicas y matemáticas (las famosas disciplinas STEM – Science, Technology, Engineering and Mathematics). Tenemos que favorecer la incorporación de las mujeres a estos sectores, ya que es mucho el talento que nos estamos perdiendo y, para ello hay que trabajar desde la infancia transmitiendo información sobre lo interesantes que son estos campos profesionales a través de referentes femeninos de forma que las niñas puedan incluir con normalidad estos campos dentro de sus posibilidades futuras y no lo vean como áreas vetadas por su dificultad, o inaccesibilidad.

Por último, haciendo un ejercicio de visualización futura. ¿Qué cosas que hasta hace poco nos parecían impensables cree que podremos ver y conseguir gracias a los drones en los próximos años?

Pues desde luego veremos más pronto que tarde la entrega de paquetes con drones, y la implantación de la nueva movilidad urbana aérea que, por ejemplo, nos permita tomar una pequeña aeronave de despegue vertical sin piloto para llegar rápidamente del centro de la ciudad al aeropuerto, tal y como ahora podemos coger un coche eléctrico de alquiler en plena calle, simplemente usando una app en nuestro smartphone.